SOSPECHO QUE MI HIJO(A) ES ADICTO(A)

Cuando los padres tienen sospecha de que sus hijos se han hecho adictos a cualquier tipo de sustancia, esto les genera una gran ansiedad, vencer el miedo a lo que puedan encontrar si investigan a fondo, es su primer reto. En la actualidad los jóvenes se ven amenazados por un sistema de distribución de drogas que los tienen a ellos como su blanco más sensible e importante y que sin escrúpulos les facilita los consumos iniciales. Los padres tienen que entender esto con claridad y saber hacer un equipo entre toda la familia y una red con sus amigos y los padres de sus amigos, para rescatarlos y protegerlos. Sin esta unión y la ayuda adecuada el problema se agrava.