MI PAPÁ JAMAS ME ESCUCHO

La comunicación con el padre es algo vital para el conocimiento y aceptación mutua, cuando un padre no escucha a sus hijos(as) queda como una figura autoritaria e inalcanzable, ya sea porque no les habla o porque solamente habla él, siempre queriendo aportar soluciones sin dialogar las propuestas de sus hijos(as), creyendo que él siempre tiene la verdad y la razón. Esto crea una gran distancia que daña ese vínculo tan importante para el buen desarrollo de los hijos en su estado adulto.